La implicación del Brexit en la floricultura europea

El Brexit es complicado. Nadie sabe cómo será exactamente el futuro del Reino Unido y de la Unión Europa. Lo que nos hace preguntarnos acerca del impacto que esté tendrá en la producción holandesa y en la exportación de flores. ¿Será el Brexit duro o suave? Lo único que sabemos es que causará un daño, en cualquier caso. 


Por Arie-Frans Middelburg


“El Brexit es como recibir la solicitud de construir una casa para marzo de 2019 sin ningún tipo de plano. Se tiene que empezar de todas formas, de lo contrario, no se podrá construir a tiempo. Ese es exactamente la situación en la que nos encontramos actualmente.”


Esta comparación fue hecha por Jean Crombach, director técnico de la Oficina de Control de Calidad Holandesa (KBC). Cuando el Reino Unido deje de ser un estado miembro de la Unión Europea, también dejará de ser parte del mercado interno y de la unión aduanera. El Reino Unido será como un tercer país. 


Como resultado, las flores y plantas exportadas desde Holanda hasta el Reino Unido deberán pasar por inspecciones fitosanitarias. O tal vez no, todo depende de los acuerdos que hagan el Reino Unido y la Unión Europea. Si existiesen inspecciones, ¿en dónde se realizarían? ¿En Holanda? O ¿los británicos no aceptarían las inspecciones holandesas y las organizarían ellos mismos? Como un tercer país, tendrían el derecho a inspeccionar todos los artículos que ingresan a su país.


Nueva relación


En muchos sentidos, KCB está enfrentándose a muchas incertidumbres. Calculan que en el dado caso de que las inspecciones de productos florales sean llevadas a cabo por ellos, necesitarían contratar a 30 inspectores de seguridad adicional. Entrenarlos les tomaría 9 meses. 


Por esta razón, KBC tuvo que ponerse en contacto con el gobierno y demás organizaciones competentes. “Necesitamos saber qué hacer por más tardar en junio de este año” explica Crombach. Pero será difícil saberlo, teniendo en cuenta que muchos detalles de la nueva relación entre el Reino Unido y la Unión Europea no se sabrán para ese entonces.


Los grandes cambios para las exportaciones de plantas y flores no están únicamente limitados a las revisiones fitosanitarias. Los exportadores se enfrentan a un mayor papeleo debido a las nuevas condiciones aduaneras. Los pagos sufrirán cambios importantes relacionados a mayores impuestos por importación y eliminación de pagos automáticos. 


Ahora bien, pensemos en los nuevos tiempos de espera en las fronteras. Actualmente, los camioneros pueden transitar en el Reino Unido sin ningún contratiempo. ¿Tendrán ahora que esperar grandes cantidades de tiempo para que revisen su papeleo?


En Transport and Logistics Netherlands (TLN) están preocupados por esta situación. “Estamos esperando retrasos diarios de camiones que se dirigen al Reino Unido. En el escenario de que se lleve a cabo el Brexit, el Reino Unido necesitará por lo menos 5000 trabajadores adicionales de aduanas y frontera. ¿Podrán encontrarlos a tiempo?” afirma Elmer de Bruin, coordinador internacional de TLN.


Altos costos 


KPMG calculó que una Brexit fuerte (si el Reino Unido abandona la Unión Europea sin ningún tipo de acuerdo) les costaría a los negocios holandeses muchísimo dinero. Los costos de importación y exportación subirán dramáticamente de 387 a 627 millones de euros por año. Este estimado excluye los aun no calculados impuestos aduaneros. Los costos extras relacionados a formalidades fronterizas pueden pasar de 78.20 a 126.70 euros por envío. Adicionalmente, existen costos específicos por industria, en el caso de las flores, estos costos pasarían de 120 a 190 euros por cargamento. 


La Confederación de la Industria Holandesa y sus empleados demostró con cada calculó que el Brexit terminará en el gasto de millones de euros, incluso cientos de millones, en impuestos de importación para plantas y flores exportadas desde Holanda hasta el Reino Unido.


Aún existe demasiado desconocimiento de los que sucederá con el Brexit, de acuerdo con Matthijs Mesken, director de VGB, la única consecuencia que ha tenido hasta ahora la intención británica de abandonar la Unión Europea es la caída de la libra esterlina. Lo anterior ha tenido como efecto el empobrecimiento del valor de las exportaciones de plantas y flores, las cuales pasaron de 859,018 en 2016 a 836,684 euros en 2017.


Mesken cree que el asunto en general es muy complicado. “Realmente no sabemos en dónde va a acabar todo esto. Todo se va en las suposiciones de muchos y eso lo hace algo engañoso. Lo único que es verdad, es que causará daño en cualquier escenario”.